Gengenbach: la perla de la Selva Negra

Información, datos y noticia: Gengenbach: la perla de la Selva Negra

Escrito por user admin el user 1 de agosto del 2012



Es uno de los mayores atractivos turísticos naturales de Alemania. Y no es de extrañar, pues el paisaje que nos ofrece la Selva Negra es realmente espectacular. Ubicada al sudoeste del país, cerca de las fronteras con Austria y Francia, estos bosques nos presentan la naturaleza en estado puro y, en tal cantidad, que a la luz le cuesta atravesar su frondosidad. De ahí, su nombre.

La principal plaza de Gengenbach, junto al antiguo ayuntamiento.

Sin embargo, poco hay de negro en esta zona de Alemania. Sobretodo si nos dejamos caer por, Gengenbach, conocida como ‘la perla de la Selva Negra’ y uno de los más bellos municipios que encontraremos por los alrededores de estos bosques. Sus tradicionales casas de madera, de diversos colores, convierten sus calles en un auténtica ciudad de cuentos. Especialmente en la conocida como ‘Avenida de los Ángeles’, donde las diferentes tonalidades alcanzan su máxima expresión.

Gengenbach ha conseguido mantener su encanto a través de los siglos, pues, irremediablemente, todo lo que veamos allí nos trasladará a épocas pasadas. De hecho, para acceder al casco antiguo seguramente deberemos atravesar su muralla medieval, de la cual aún se conservan varios kilómetros y tres de sus puertas. Especialmente llamativa es la torre de la puerta de Kinzig, dedicada al río del mismo nombre que pasa muy cerca de allí antes de desembocar en el Rin.

Una de las calles del barrio de Engelgasse, el más conocido de Gengenbach.

Una vez dentro de la muralla, puede que algunos lugares nos resulten familiares, pues en ellos se rodaron escenas de la película ‘Charlie y la fábrica de chocolate’. Además, allí destacan edificios como la Iglesia de Santa María, la cual conjuga el estilo románico de sus orígenes con elementos góticos, como su presbiterio, y barrocos. Cerca de allí también nos encontramos con su pintoresco antiguo ayuntamiento, que data de 1874 y que es conocido gracias a que en diciembre se transforma en el calendario de adviento más grande del mundo.

De hecho, si tenemos la oportunidad de visitar la zona en estas fechas, su gran mercado navideño es uno de los más destacados de toda Alemania. Además, el pueblo nevado es todo un espectáculo. Pero si no nos vemos preparados para soportar las gélidas temperaturas de la época, su carnaval también es muy conocido. Es más, si visitamos la Niggelturm (Torre de los Locos), podremos visitar el museo dedicado a esta fiesta, además de disfrutar de magníficas vistas (si el día acompaña incluso vislumbraremos la catedral de Estrasburgo, a unos 35 kilómetros de allí). Por último, no cabe irse de allí sin visitar la antigua Abadía benedictina y su hermoso jardín barroco.

Fotos Francois Schnell y Metaphox




Donde Viajar

Related posts:

  1. Vacaciones diez en el H10 Punta Negra de Mallorca
  2. Sarandë, la perla de la costa albanesa
  3. Capri, la perla de Italia
  4. Viajes exóticos: Orangutanes y otros animales en la selva de Sumatra
  5. La selva de Sumatra